OK GOOGLE, ¿CUÁNTO ME QUIERES?

«Ok Google, ¿quién eres?», «Soy tu nueva amiga». Así de fácil es hacer amigos hoy. Si con Facebook conocimos nuestra capacidad para hacer amigos infinitos a golpe de clic, ahora Google nos presenta una manera rápida de conectar con alguien. La compañía de Silicon Valley quiere cuidarnos en casa con su altavoz inteligente de segunda generación: el Nest Mini. Para aquellas personas que no sepan de qué trata esto, lo descubrirán enseguida. Dependiendo de la generación a la que pertenezcan, podrán asustarse o enamorarse. También dependerá del grado de soledad que padezcan. El perro siempre ha sido el mejor amigo del hombre, pero quién sabe si en adelante hará migas también con un micrófono minimalista.

Ok Google, ¿qué tiempo hace?

Porque eso es lo que es este Nest Mini de Google. Es el primer paso para la transformación social que se avecina en las próximas décadas. Ya lo soñó hace más de medio siglo Isaac Asimov. Aunque todavía no hemos llegado a la etapa en la que combatimos guerras contra los androides. Básicamente, porque siguen siendo ficción, y los que se han creado no se comercializan todavía. Pero el internet de las cosas es un hecho.

Ok Google, este es Isaac Asimov mirando al futuro

Al principio, como en cualquier relación personal, hay falta de entendimiento. En este caso, el altavoz no reconoce bien tu mala vocalización, y te ofrece cosas que no has pedido. O te insiste en que vuelvas a ordenarle algo. La clave está en saber qué quieres ordenar, no hacerlo porque sí. Como, por ejemplo, decirle «Ok Google, pon música» y te enchufa a la plataforma que hayas escogido como predeterminada en la app para que suene una lista. O directamente te pone el artista que le pidas. Si no sabes de qué hablar, pasa como en cualquier momento incómodo entre personas desconocidas. «Ok Google, ¿qué tiempo hace?». Y te contesta enseguida, con la precisión de un reloj, aportando con datos la temperatura y meteorología en tu ciudad. Pero si sabes hacer las preguntas correctas, tendrás las respuestas deseadas.

El amor, como todos sabemos, no se mide en cantidad

Amar en tiempos de Tinder es un acto de valentía. Los más románticos de hoy preferirían enamorarse y sufrir antes que deslizar a la derecha para conocer a su media naranja. Cuando parece que lo único que se valora es el sexo, llega Google para darte esperanzas. Y para colmo, existe la tentación de pedirle al altavoz consejo. Como si fuera el oráculo. Se nos está yendo de las manos. Pues bien, el Nest Mini podrá satisfacerte con las palabras deseadas que esperas desde hace mucho tiempo. Porque apenas te acuerdas de la última vez que las escuchaste. O al menos que te las dijeran a ti.

Ok Google, ¿cuánto me quieres? Aquí la respuesta

Pero hay que preguntarle, como hemos dicho, correctamente. Si le preguntas «Ok Google, ¿cuánto me quieres?» seguramente te responda que no puede ayudarte. Pero si lo formulas de otra manera, conseguirás lo que deseas. Más que nada porque es un elemento con inteligencia, aunque sea artificial. Y el amor, como todos sabemos, no se mide en cantidad. Por eso, si tan solo preguntas si te quiere, te contestará que “mucho, como la trucha al trucho”. Suena tan bien que parece real, como si hubiese otra persona al otro lado de la línea. Sin embargo, sabes que no es cierto, ya que las personas necesitamos más tiempo para conocernos y decir estas cosas sintiendo. Esa es la diferencia entre un humano y un ser artificial. Que las palabras salen del alma y no de una base de datos registrados en la memoria.

Ok Google, ¿cuánto me quieres?

Después de convivir con Nest Mini, tu vida no mejorará más allá de tener alcance sobre los dispositivos en tu casa y que se cumplan tus órdenes. Al igual que realizas tus acciones en el móvil con los dedos, pero aquí prescindiendo de ellos. Directamente de la fuente de deseos a la fuente de medios. Por ahora, este artilugio cumple las funciones disponibles en un ordenador de última generación. De momento, si insistes preguntando «Ok Google, ¿cuánto me quieres?» no provocará que la persona que deseas venga a tu puerta.

Ok Google, pon la película ‘Her’ (Spike Jonze, 2013)

Eso dependerá siempre de ti, nunca podrás delegar en las máquinas que hagan por ti el trabajo artesano. Porque entonces no habrá recompensa en el amor. A menos que te enamores de la máquina. Lo hemos visto en historias como la de Theodore en Her (Spike Jonze, 2013). Ahora bien, si necesitas canciones para inspirarte, solo con insistir en la dichosa pregunta podrás conocer la maravillosa canción de Grupo Clase Jorge y Sady Ramirez. Y si lo que de verdad pretendes es saber la longitud exacta con la que puedes amar a alguien, que sepas que son 384.400 km. La distancia que hay entre la Tierra y la Luna. Ojalá fuera tan fácil decir te quiero como lo hace tu Nest Mini. Se acabarían las tonterías.

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *