¿QUIÉN ES EL REY DEL POLLO FRITO?

Madrid es cada vez más una ciudad cosmopolita. Barrios como Lavapiés, Quintana o Usera son reductos de diferentes culturas, lugares que adoptan sus costumbres lejanas. Por el contrario, el centro de la ciudad muestra un aspecto más similar a la grandes capitales del mundo. Las franquicias de restaurantes de comida rápida suceden a los antiguos negocios familiares. Y lo que predomina en este sentido es la comida norteamericana. Hamburguesas, más hamburguesas y pollo frito. Aunque esta última modalidad no tiene mucha competencia. Hasta ahora, cuando nuevas propuestas han aterrizado en suelo madrileño para convencernos de que son el auténtico rey del pollo frito. Y que aquello que conocíamos no es ni la mitad de bueno que lo que van a ofrecernos en sus comedores.

La tiranía del Coronel Sanders lo elevaba como el solitario rey del pollo frito

Hasta hace no mucho, la receta más sabrosa del Mississippi solo podías disfrutarla en el Kentucky Fried Chicken. Pionera en el negocio del pollo frito, ha exportado globalmente el valor de este manjar. Llegó a España en 1971 y, desde entonces, ha servido sus especialidades de pollo cada día. Pero es insuficiente para quienes aprecian la textura crujiente de la piel y el sabor jugoso de la carne en un buen rebozado. Porque lo que ofrece KFC no son más que trozos de carne de pollo acartonado, recubierto de una gruesa capa de aceite de girasol y harina. Además de salpimentarlo lo necesario para que consumas todavía más ración de bebida azucarada. Pero cuando no hay alternativa, al final te adaptas y lo disfrutas como puedes. Por supuesto, acompañando los mordiscos a la carne bañándola previamente en salsa ketchup.

La campaña 2019 de KFC, hasta ahora único rey del pollo frito

Una triste historia para quienes no han cruzado el charco todavía para probar la cocina criolla. La receta del pollo frito es tradicional en el sur de los Estados Unidos. Desde sus orígenes, la convivencia entre franceses, españoles, italianos, africanos y nativos resultó esencial para crear platos sabrosos y eclécticos. El estilo sureño es representativo de la cultura norteamericana. Pero que actualmente se sirve más allá de Kentucky, Kansas y Nueva Orleans. Aunque hasta ahora la tiranía del Coronel Sanders lo elevaba como el solitario rey del pollo frito en nuestro país.

Harold’s Fried Chicken, llegado desde Nueva Orleans

En 2017 abría un nuevo restaurante especializado en la receta sureña del pollo frito. Se trata de Harold’s Fried Chicken, llegado desde Nueva Orleans, situado en calle Libertad, 13. Es el negocio de Jackson Howard, cocinero experimentado en la cocina criolla, que ha decidido instalarse en nuestro país. Y ofrecernos, bajo el nombre de su abuelo Harold Howard, el pollo frito y las salsas caseras bourbon y hot Louisiana. Además de completar la carta con limonadas y té helado autóctono de Nueva Orleans.

Harold’s Fried Chicken, un buen aspirante a ser el rey del pollo frito

Su apertura era una oportunidad de acercar Madrid al auténtico sabor del pollo frito norteamericano casero. Y añadir a su oferta gastronómica un nuevo punto de encuentro con la cultura cajún. Con el tiempo, parece que sus clientes prefieren pedir la carta a domicilio, pero siempre hay comensales en su restaurante. Sus alitas de pollo al estilo Buffalo están para chuparse los dedos. Lo peor es el tiempo de espera hasta recibir el plato en la mesa. Algo que los madrileños valoran mucho. Porque el tiempo es oro en la ciudad que nunca duerme. Al menos queda cumplida la expectativa de haber conocido a un aspirante a ser el rey del pollo frito.

Nueva fiebre del pollo frito con la apertura de Popeyes

Quienes habían viajado a los EE.UU. volvían con la sensación de haber sido defraudados por el Coronel Sanders. Ya que aquí tan solo disponíamos de la oferta del KFC. Y resulta que allí habían descubierto otra cadena de restaurantes con la misma especialidad. Pero cuyo condimento estaba mucho más afinado. Provocando un placer irresistible. Incluso los propios norteamericanos hablan maravillas del que consideran su auténtico rey del pollo frito. Y sus competidores se convierten también en clientes. Se trata de Popeyes.

El nuevo rey del pollo frito, Popeyes

RB Iberia, titular de las licencias de Burger King y Tim Horton’s para comerciar en España, ha apostado por crear una nueva fiebre del pollo frito con la apertura de Popeyes. Madrid fue la ciudad elegida para que Popeyes accediese al mercado europeo. Y ha abierto tres restaurantes. Dos en centro comercial y uno en pleno centro de la ciudad. En la calle Mayor, que rodea a la concurrida plaza castiza. Donde el olor de los churros, calamares, callos y tortilla de patata se mezclará ahora con el del pollo frito de Louisiana.

Sabemos quién es el rey del pollo frito

Popeyes ha abierto sus puertas comprometiéndose con el medio ambiente. Una propuesta que los usuarios valoran cada vez más. El plástico queda eliminado de su selección de envases, así como las pajitas y tapas que tanto daño hacen sin que nos demos cuenta. Con esta garantía, ni Greta Thunberg se resistirá al Popeyes. En cuanto a su carta, hay gran variedad de combinaciones de productos. Lo mejor sería empezar probando la hamburguesa creole (criolla), que tiene un adorable punto picante. Y con el pan brioche es lo más parecido al placer terrenal. El siguiente paso sería pedir una caja de piezas de pollo con las diferentes salsas que la acompañan. ¡No te pierdas la especial de ajo!

Ramoncín explicaba el origen de su rey del pollo frito

A finales de los años setenta, Madrid eclosionó en un movimiento contracultural que dejó poso durante mucho tiempo. Los artistas más jóvenes aprovecharon ese instante para disfrutar de las nuevas libertades. Y uno de aquellos, llamado Ramoncín, clamaba porque era el rey del pollo frito. Pero, entonces, no había en Madrid tantas propuestas culinarias de esta receta americana como en la actualidad. Madrid, ciudad acogedora, ha recibido con los brazos abiertos siempre la unión entre culturas. Y ahora podemos decir libremente que sabemos quién es el rey del pollo frito norteamericano en la ciudad. Porque, como dijo Adam Sandler en Little Nicky, el pollo Popeye es la polla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *