DOC MARTENS: LA GENERACIÓN MODERNA

Vuelven los 90. Al menos su estética en la moda. Como habrás podido observar tanto en la calle como en las revistas especializadas, los vaqueros de talle alto o la ropa deportiva con diseños psicodélicos que recuerdan a las equipaciones de fútbol de la época son algunas de las prendas que se han recuperado para la causa. Por entonces, el britpop dominaba la música y la moda. Y las botas Doc Martens también.

Ninguna es tan genuina como la original Doc Martens

Así que marcas emblemáticas de las islas británicas se exportaron al mundo entero. Y ahora reciben una nueva oportunidad para lucirse. Doc Martens es una de ellas. Aquella marca de botas militares con apellido alemán y que los skinheads adoptaron para armar su uniforme de batalla campal es tendencia. Sus modelos más reconocidos ahora también son copiados por otras marcas de diferente categoría. Pero ninguna es tan genuina como la original Doc Martens. Por muchas razones. Y esto lo saben millennials y centennials. Porque su pisada es más fuerte e intensa. Resisten a su uso tanto como al paso del tiempo, y tienen un precio que se paga con gusto. Una suela que ni envejece ni se desgasta con facilidad.

Concierto de The Who en los setenta.

Pero la incursión de las Dr. Martens en la música y la moda viene de mucho antes, cuando Pete Towhshend, el fundador de The Who, compró su primer par en una tienda en el norte de Inglaterra en 1967. A partir de ese momento, el inquieto guitarrista usó estas botas -el modelo 1460- cuando subía a los escenarios para agitar y golpear su Fender Stratocaster y dar saltos endiablados sobre la pista. Nadie era consciente de los cambios que se avecinaban en la música rock y Doc Martens ya formaba parte de esta historia.

Su actitud de rebeldía en cada concierto inspiró a su generación, que transgredió los hábitos sociales y experimentó con su cuerpo y mente calzando estas botas iconoclastas. Y cada nueva generación de jóvenes asimiló que para cambiar el statu quo hacía falta actitud, y la imagen también era importante. Diferentes tribus urbanas –mods, punkis, emos, skas, grunges-, influidas por sus ídolos musicales, han bailado y protestado a su manera con ellas puestas.

Reconocidos por llevar las botas Doc Martens

Las Doc Martens 1460 se fabrican desde hace años en países como China y Tailandia. Son los efectos de la globalización. Aunque la fábrica original de Wollaston, Northamptonshire, permanece abierta, la cual está reservada a la producción vintage. El proceso de elaboración es cuidadoso, ya que detalles como los remates y el ribete de la marca son señas de calidad que siguen cautivando. Además, su estilo juvenil y moderno, a la vez clásico y sobrio, está asociado a unos valores que tienen vigor para las nuevas generaciones. Porque este mundo necesita todavía cambios y reivindicar nuevas reglas de juego.

El proceso de elaboración de las Dr. Martens

Otra de las características destacadas de las botas es su flexibilidad. Aunque parezcan rígidas, como suele ser habitual en la indumentaria de los militares, sorprende su comodidad al calzarlas. Precisamente el Dr. Klaus Maertens ideó hace más de setenta años un prototipo de bota que se amoldaba al pie en cada movimiento. Su intención era crear un modelo que sirviera para oficiales de guerra que eliminara las molestias de llevar calzado firme. Una innovación que nació por accidente cuando el propio Doctor sufrió un aparatoso esguince en los Alpes mientras esquiaba. No podía calzarse la bota en el pie herido, así que esto despertó su ingenio y dio con la solución. Lo frívolo de este asunto es que en aquellos momentos el Dr. Klaus servía al ejército nazi. Cosas del pasado. Es razonable que los skinheads sean reconocidos por llevar las botas Doc Martens.

Un producto exportable

Cuando acabó la gran guerra, muchos comercios quedaron abandonados en las ciudades alemanas -como fosas se cavaron-, así que Maertens aprovechó que no había nadie en una zapatería para entrar en la trastienda y llevarse muestras de cuero con las que fabricó su primer par de botas con sus características especiales. Sin embargo, el éxito no fue prematuro. El destino quiso que el Doctor se reencontrara con un viejo amigo de la universidad, Herbert Funck, quien vio en sus botas flexibles un producto exportable. De ese modo desembarcaron en Inglaterra, lugar donde la empresa ha hecho fama mundial.

Doc Martens es tendencia entre influencers actualmente

R. Griggs, fabricante de zapatos, necesitaba mejorar sus colecciones, así que acordó con los fundadores pagar la licencia de uso comercial. Griggs adoptó entonces el distintivo nombre de Dr. Martens mejorando las prestaciones de sus modelos con suelas AirWair para la clase obrera. Sabía que el proletario se exponía a diario a peligros en fábricas o minas. Que fueran confortables y resistentes consiguió que este producto se vendiera como churros. Que finalmente sea un artículo que incluso celebrities incorporen a su armario es signo de que todo el mundo quiere ser joven. El elixir del Dr. Martens es inagotable.

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *