YUNG BEEF VS. C.TANGANA: QUIÉN REINA EN EL TRAP

Mientras el indie pop da sus últimos coletazos como reclamo en los festivales de música de este país, el trap se consolida como tendencia en la industria de la música en España. Ya que canciones como ‘Mala mujer’, ‘Llorando en la limo’ y ‘Bien duro’, de C. Tangana, suenan en las listas más escuchadas de plataformas como Spotify. Y nombres de este género como Yung Beef son elegidos para encabezar el cartel en los festivales veraniegos.

Así empezó el grupo de Yung Beef

Hace unos años, este género urbano -pues nació en barrios marginales de Granada y Barcelona- era obviado por la industria y el gran público. Pero, gracias a la fácil difusión en canales como Youtube o Soundcloud, ha atrapado a una ecléctica masa de jóvenes millennials que se identifican con su credo. Con unas letras nada aparentes, pues hablan de amor, sexo y drogas. Así empezó el grupo de Yung Beef, los PXXR GVNG. Heredera del gangsta rap de finales de los ochenta que surgió en Compton, L.A. y unos ritmos electrónicos muy bailables. El reggaetón latinoamericano de principios del nuevo milenio convierte al trap latino en un subgénero propio de la globalización.

‘Llorando en la limo’, de C. Tangana. Puede que se la dedique a Yung Beef

Y ahora ya está en boca de todos. Hay quienes no aceptan todavía este sonido, y hay quienes lo escuchan desde sus primeros temas subidos a Youtube. Sus temas ya son parte de una generación. Y su expansión llega a colarse en el repertorio de un DJ en su mesa de mezclas en cualquier sala de fiesta de este país. Porque sabe que sus estribillos son igualmente coreados y bailados hasta altas horas de la madrugada. Es sinónimo de éxito, y hay quien etiqueta su música como nuevo pop.

Cada propuesta es diferente en forma y fondo

Pero hubo un tiempo en que solo los oídos más acostumbrados al 808 eran capaces de valorar el autotune. Este éxito es el resultado de mucho esfuerzo por parte de quienes tomaron la arriesgada decisión de dedicarse a la música sin tener apoyo económico importante. Fue una conquista progresiva, a base de lanzamientos en formato vídeo y actuaciones en pequeñas salas de fiesta, que han llevado a la cima a personajes como Yung Beef Bad Gyal. Así como el mencionado C. Tangana, siendo referentes del trap nacional.

Antón Álvarez, aka C. Tangana. Rival de Yung Beef

Aunque cada propuesta es diferente en forma y fondo. Unos creen que es necesario venderse como producto firmando contratos millonarios con multinacionales discográficas para reivindicar su talento y llegar al público mainstream, como defiende C. Tangana. Y otros, con Yung Beef a la cabeza, consideran que la esencia de esta música y su comercialización debe quedar en manos de la autoproducción y autogestión, sin intervención de grandes compañías de marketing.

Yung Beef fue el primero firmar por una multi

En el caso del granadino, el lanzamiento de su mixtape A.D.R.O.M.I.C.F.M.S. 4 es un notable trabajo -producido por el precoz Steve Lean– que se erige como la voz de una generación frustrada. En cambio, Antón Álvarez, tras firmar con Sony Music España, ha confiado en una sofisticada campaña de lanzamiento de su álbum basado en vídeos de arte y grandes vallados publicitarios que ha obtenido resultados increíbles. Ha conseguido llamar la atención de la masa popular y ahora le ha comido la tostada a Fernandito. Yung Beef fue el primero en firmar por una multi -con sus Santos Kaydy Cain y Khaled-, aunque una serie de despropósitos acabaron prematuramente con la relación.

A.D.R.O.M.I.C.F.M.S. 4 , mixtape de Yung Beef.

La moda es efímera

La organización del Primavera Sound de Barcelona, en vista de este debate sobre la producción de la música en España, ha decidido convocar a los protagonistas, C. Tangana, Yung Beef y Bad Gyal, para que expongan sus argumentos ante la prensa y alienten a que este fenómeno o movimiento musical no quede en una oleada pasajera.

Entrevista a C. Tangana, Bad Gyal y Yung Beef en el Primavera Sound 2018.

Como suele pasar muchas veces con la música pop. Que para buscar la rentabilidad de la industria, renuevan el escaparate de sonidos, ritmos y caras cada cierto tiempo. Y esto se debe claramente a que vivimos en un mundo consumista. Y la moda es efímera. Término que se usaba primero en el gremio de la alta costura. Un día estaba bien visto vestir de una manera, y al día siguiente vestir de otro completamente diferente. Pues ocurre lo mismo con la música pop. Un día suenan en la radio temas de determinados artistas, y al día siguiente estos quedan sepultados por completo sonando nuevos estilos. Después, cada persona escoge con qué artista o género quedarse, pero solo conservan una trayectoria estable aquellos que no someten su obra a los designios de quienes mercantilizan la música.

No quieren dejar escapar la oportunidad

A diferencia de propuestas hechas por las multinacionales, donde muchas veces caen en algo insustancial, parece que esta nueva hornada de artistas hechos a sí mismos es decidida y segura de sí misma. No quieren dejar escapar la oportunidad. Desean demostrar que se puede vender música con carisma y personalidad, un producto único. Y esto es frescura para los oídos. A los mencionados arriba, se une una larga lista de artistas que van sumándose a este fenómeno, unos con más éxito que otros, pero avisan que esto es solo la punta del iceberg de lo que vendrá próximamente.

‘Novias’, de El Guincho. Mucho antes del fenómeno Yung Beef

Artistas como Dellafuente no reniegan del dinero, saben que solo podrán vivir de su música si es rentable, por eso también busca diversificarse explotando otros negocios a través de su imagen, como es la venta de ropa deportiva con diseños atrevidos. Cecilio G es otro que prueba suerte en medios de comunicación. Y Rosalía, que pronto podría asaltar el trono mundial del trap, sabe también explotar su potente voz para cantar por soleás. El camino para triunfar en la música requiere mucho trabajo. Que se lo digan a El Guincho, pionero de este sonido en nuestro país, que no ha gozado de la notoriedad de otros, pero su talento y esfuerzo le han llevado a ser elegido para producir las mejores bases electrónicas del panorama musical.

La cuestión no es reinar en solitario, sino que el colectivo de artistas venidos de abajo  avance en común para romper barreras entre lo comercial y lo alternativo. Pero es verdad que nombres como Yung Beef y C. Tangana, pese a sus diferencias respecto a cómo llevarlo a cabo, ayudarán a que este paso llegue pronto.

3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *