PATERSON: POESÍA SOSTENIBLE

Cuando piensas en las musas que inspiran al poeta para componer dulces estrofas en verso no te imaginas que puedan provenir del detalle más nimio, como por ejemplo una caja de cerillas. Ni tampoco asocias al intelectual con una persona de clase media-baja, que cada día lucha contra la rutina más soporífera e insulsa de la realidad. Sin embargo, es ahí donde reside la belleza de la venerada Paterson, del realizador indie por antonomasia Jim Jarmusch. Aquí la lírica es un ejercicio libre que no pertenece a la élite aristocrática. Quien tiene un oficio que no requiere esfuerzo intelectual tiene la oportunidad de observar el medio que le rodea para crear auténtico arte.

Un poemario titulado «Paterson»

Paterson, interpretado por Adam Driver, es un conductor de autobús de línea en Paterson, New Jersey. Antes de comenzar la jornada laboral, anota en su libreta personal aquellas rimas al alba que su mente ha construido de camino a la cochera. Aunque lo hace sin más ambición que utilizarlo como pasatiempo. Vive con su novia, una estupenda Golshifteh Farahani, quien le anima a editar su cuaderno secreto, ya que considera que sus textos están a la altura de la obra de bohemios como William Carlos Williams. El escritor de New Jersey tiene publicado un poemario titulado «Paterson».

Tráiler del film.

En la filmografía de Jarmusch nada queda al azar. Los detalles son muy importantes. Y si en esta ocasión el poeta de Rutherford ha sido su inspiración, lo deja claro. Su cine tiene una línea narrativa diáfana, minimalista. Reconoces una película suya al instante. Será el ambiente, los personajes o los diálogos. Sin embargo, cada historia es diferente. Por eso, Jarmusch es considerado universal; accede a todas las culturas para componer una obra que se entiende en cualquier parte. Es cosa del cine de autor. Trata de contar historias reales con pequeñas dosis de fábula. Hasta sus detractores disfrutan de sus películas. Saben que tiene algo especial que las hace únicas.

Jarmusch es muy seguido

En Europa, por ejemplo, Jarmusch es muy seguido. Una pena que criminales terroristas o racistas acaben con la ilusión de muchos de compartir cultura. Otras de las lecturas que puedes hacer de Paterson es que el transporte público une, además de ser sostenible para el medio ambiente. Cuántas personas necesitan tomar el tren, el autobús o el metro para llegar a su puesto de trabajo. Si todo el mundo condujese su propio vehículo, la conciliación laboral sería insostenible. Aparte de que la mayoría no puede permitirse el transporte privado.

Análisis de la filmografía de Jim Jarmusch.

Así que puedes elegir entre indignarte por las cosas que no puedes permitirte, o puedes aprender una valiosa lección con el personaje de Paterson, que decide hacer de su vida un pasatiempo en forma de versos y estrofas. Aunque el perro de su novia le haga rimar de vez en cuando con aquello ‘mismo que fruta’.

No Comments

  • diasdealquiler

    Me gusta en general, excepto la parte de «deshumanizarnos»… ¿Más? Ja, ja, ya actuamos demasiado maquinalmente la mayoría del tiempo, me da la impresión; de hecho, estos ataques con máquinas nos recuerdan que todo a nuestro alrededor es máquina, que nos olvidamos a menudo en nuestro algoritmos rutinarios del sufrimiento ajeno, que de pronto nos estalla ante nuestras narices en forma de irracional desolación y nos recuerda que el mundo es, a fin de cuentas, un lugar donde la seguridad no es completa y que sobre todo no debería fundamentarse en armas y máquinas.
    Soy consciente de que este párrafo que acabo de soltar tiene más de posición ideológica que de fundamentación racional, vayan mis disculpas.

    • Letrado Cinéfilo

      En primer lugar, te agradezco que hayas leído la entrada, eso demuestra tu interés por mi trabajo. En cuanto a la expresión a la que haces referencia, puede que no haya estado muy acertado pero, tal como has entendido, te aseguro que no iba en tal sentido. Me refería más bien a la falta de prejuicios y de ser que tiene cualquier objeto inerte, incluso motorizado, lo que permite que el transporte público se haya adaptado a los nuevos tiempos mejor que las personas -aunque, eso sí, gracias a la lucha pacífica que muchas minorías étnicas o sociales han llevado a cabo por los derechos civiles en infinidad de lugares del planeta-. Estoy de acuerdo contigo cuando dices que vivimos en un mundo cada vez más artificioso -a mí tampoco me gustan las armas, y las máquinas solo si sirven para mejorar nuestra calidad de vida- y algorítmico donde la razón brilla por su ausencia. Pero nosotros somos seres vivos, por lo que la irracionalidad en ciertas personas les lleva a actuar por impulsos o pensar de forma primitiva. Así que, como ves, siempre hay una idea detrás del hombre y la mujer. Cuando hablo de estas cosas siempre pongo como ejemplo la teoría de Hobbes, aquella que nos identifica como seres egoístas e individualistas por naturaleza. Por eso unos inventos han funcionado como instrumento de unión social, y otros como arma de destrucción masiva. Y no te disculpes, me gusta generar debate de ideas siempre que haya argumentos y criterio. Un saludo.

  • diasdealquiler

    Me alegra que te guste la idea de generar debate (siempre que no se haga «de bate» ja, ja… sí, este es mi nivel de humor, no lo puedo evitar). Sumar Hobbes y máquina me parece un cóctel explosivo que fundamenta todo el discurso de progreso capitalista, más allá de sus buenas intenciones respecto a la paz natural (de Hobbes, no del capitalismo); aquí «máquina» se opone a «herramienta». Pero bueno, me estoy yendo de tema…

    Espero leer posteriores entradas. Ánimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *