1. No tengas miedo a la hoja en blanco, teclea y desaparecerán los fantasmas de la frustración.

2. Justifica siempre todo lo que hagas para que nadie te pida explicaciones.

3. Destaca en negrita lo más importante de tu idea, el concepto también es necesario.

4. No importa el tamaño, sino la originalidad y frescura de lo que estés creando.

5. No elimines tus ideas y guarda siempre el archivo, pues nunca sabes cuándo podrán hacerte falta.

6. Investiga fuera de Word, escribir es lo único por lo que tiene sentido quedarse. 

7. No pienses en que nadie leerá tus ideas. Con el Word tus ideas pueden enviarse a cualquier persona del mundo.

8. Si necesitas apoyo gráfico, insértalo en el archivo. Lo importante es dar forma a tu idea.

9. Reúne todas las referencias que te inspiran enlazándolas con las palabras clave, así tu idea estará más cerca de representarse en la mente de los demás.

10. Imagina sin límites, recuerda que todo empieza con una simple idea escrita en Word.