CAT POWER: PODEROSA DIVA DEL ROCK

Su nombre artístico lo toma prestado del fabricante más grande del mundo de maquinaria para la construcción. Algo nada pretencioso. Cuando su primer grupo consiguió su primera actuación, Chan Marshall todavía trabajaba en un restaurante pizzería. Mientras servía pedidos, se fijó en el llamativo eslogan que lucía la gorra de un cliente, y así bautizaría su proyecto musical: Cat Power. Una artista cuyo encanto se encuentra en su voz aterciopelada con un sutil acompañamiento instrumental.

Lecciones de vida que Cat Power enseña a través de su música

La infancia de Charlyn Marie Marshall está marcada por la separación de sus padres. Chan, como se le conoce desde pequeña, crece sin echar raíces en un lugar que le arrope, pues en aquella época la familia recorre la Costa Este estadounidense debido al trabajo itinerante que la pareja de su madre tiene, situación que le lleva a matricularse en más de diez centros educativos a lo largo de aquellos años. Hasta que, cumplidos los dieciséis, Chan decide cortar toda relación con su familia errante.

Cat Power en concierto este 2019.

Durante su infancia conoció la religión a través de su abuela, de quien aprendió lo que significa diferenciar entre el bien y el mal, cuestión que forma parte de ella y que le ayudó a entender que a través de los cultos se han construido historias que pertenecen al imaginario colectivo. Son lecciones de vida, como las que Cat Power enseña a través de su música. Con la mayoría de edad, primero se instala en Atlanta, donde comienza su idilio con la música. Aprende a tocar acordes con una vieja guitarra Silverstone de manera autodidacta, y forma su primer grupo. Su incursión en la música, ha reconocido en alguna entrevista, se debe a un primer interés más social que artístico, pues esta experiencia le permitía vivir momentos de exceso y fulgor con amigos.

Sentimientos muy honestos

La muerte de un novio supuso su primera decepción en el amor y una vida de abusos. Se trasladó a la ciudad de Nueva York, donde conocería a su primer valedor como artista, el batería del grupo Sonic Youth Steve Shelley, quien le produjo su EP ‘Dear Sir’ y su primer álbum, ‘Myra Lee’.

Su segundo álbum, ‘What Would the Community Think’ (1996), supone su confirmación como diva del rock alternativo al firmar con Matador Records, sello con el que conseguiría una estabilidad artística y viajaría para interpretar canciones por todo el mundo. Este trabajo muestra sentimientos muy honestos, como la tristeza y culpabilidad. Incluye el polémico tema ‘Nude as the News’, en el que trata el traumático aborto que sufrió a los veinte años.

‘Moon Pix’ (1998) es el resultado de un viaje de huida a Australia. En aquel momento mantenía una relación con Bill Callahan, músico pionero del lo-fi y figura del rock alternativo americano. Durante una noche que pasaba a solas en la casa de campo que compartían en Carolina del Sur, experimentó un sueño turbio con la muerte. La pérdida de dos amigos en los días posteriores le hicieron entrar en pánico, experiencia que recrea en el repertorio de su tercer álbum, destacando el tema ‘Metal Heart’.

Con ‘The Covers Record’ (2000) decide interpretar temas clásicos del rock, blues y soul, como ‘ (I can’t get no) Satisfaction’, uno de esos temas que escuchaba de niña cuando accedió a la colección de vinilos de su padrastro, con álbumes de Otis Redding, la Creedence o los Rolling Stones.

Años de mucho descontrol

La fragilidad de su voz y su sofisticada elegancia espiritual han sido de inspiración para la moda, prestando su imagen a marcas tan influyentes en la costura y pasarelas como Chanel, Marc Jacobs y Karl Lagerfeld.

En 2003 publica ‘You are Free’, con nuevos temas originales tras cinco años de giras continuas en carretera, un álbum en el que colaboran amigos como Dave Grohl o Eddie Vedder. Fueron años de mucho descontrol, que acabaron hundiéndole en la depresión, tendencias suicidas y la adicción al alcohol y otras sustancias. Pero consigue recuperarse de su estado frágil al lado del actor Giovanni Ribisi, con el que inicia una relación estable durante años.

‘The Greatest’ (2006) es considerado su mayor éxito comercial y de crítica en su carrera hasta el momento. Un álbum muy completo, en el que desarrolla todo su potencial y explora nuevos sonidos, esta vez más cercanos al soul y R&B. Es el fruto de un nuevo amanecer en su vida, lleno de paz y armonía. Por ello, la producción de este trabajo tiene más matices que los anteriores, apoyándose en arreglos de diferentes instrumentos de cuerda. Aprovechando su buen momento personal y profesional, consigue un pequeño papel en ‘My Blueberry Nights’ (2007), de Wong Kar-Wai. El siguiente trabajo es un nuevo álbum de versiones, ‘The Jukebox’ (2008). Incluye temas de Janis Joplin, Joni Mitchell o Billie Holiday, grandes referentes culturales para ella.

Esta vez supera esos miedos

Tardaría cuatro años en volver a publicar un nuevo álbum. Con ‘Sun’ (2012), presenta su trabajo más agresivo y bailable de su carrera. Su sonido, más cercano a la electrónica pop, supone la clausura de una época. El fin de su relación sentimental con Ribisi -cortándose la melena y tiñéndose de rubia-, o la aparición de un problema respiratorio por el que ingresa en el hospital y le obliga a cancelar su gira europea en la que presentaba el nuevo álbum son adversidades a las que debe hacer frente. Sin embargo, esta vez supera esos miedos y flaquezas que mostraba en el pasado. Ahora se siente poderosa, mostrando una actitud madura ante la vida.

Retirada de los focos y los escenarios durante cuatro años, en ese tiempo recibe la llamada de la naturaleza. Se convierte en madre soltera. Este anuncio le empuja a componer nuevos temas. Pero esta vez su discográfica de siempre desconfía del potencial de su nuevo trabajo. Le piden rehacer todo de nuevo para que sea una inversión rentable. Esto supone un nuevo revés para Chan, que no desiste en su fe por publicar lo que ha creado en ese tiempo, y de ese modo contacta con otro sello de música alternativa, Domino Records. Aquí recibe el apoyo que se le ha negado en Matador, y pone punto final a su relación de más de veinte años con la discográfica neoyorquina para formar parte de la casa de grupos británicos de rock alternativo como Arctic Monkeys o Franz Ferdinand.

Cat Power ha recorrido un largo camino

‘Wanderer’ (2018) es su renacimiento como diva del rock alternativo americano. Una cuidada producción, con arreglos de cuerda, y una propuesta sincera en lo que cuenta, Chan desnuda su voz y sus emociones para contar la historia de aquellos artistas que vagaron por el mundo con la intención de contar, precisamente, historias con las que emocionar al público.

En él colabora Lana Del Rey, que tras reconocer públicamente que Cat Power era uno de sus referentes en su música, recibió la llamada de Chan para trabajar juntas. El tema ‘Woman’ es el fruto de este respeto y admiración mutua. En este nuevo trabajo también incluye una versión del tema que interpretó Rihanna junto a su autor Mikky Ekko, ‘Stay’.

Cat Power ha recorrido un largo camino en la música, ha bebido de la fuente de la música popular, que va del country al blues, del jazz al folk, pasando por el rock y el soul. Todos ellos géneros y subgéneros que siguen latentes, pero que evolucionan, que maduran, como las personas. Como Charlyn Marie Marshall, a.k.a. Cat Power.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *